¿ACASO NO ES MEDIO AMBIENTE TODO LO QUE RELUCE?

Todo lo que fabricamos, usamos o utilizamos viene del Medio Ambiente. Agua, energía, materiales, alimentos, … todo lo extraemos del Medio Ambiente, pensando erróneamente que su generosidad no tiene fin. El coche, la casa, el sillón, la comida, el papel, el lápiz, la tablet, el ordenador, el gasoil, los aceites industriales, las materias primas (ya sea granza, chapas metálicas o hilos), … todo y todos, tienen su origen inicial en el Medio Ambiente.

Todo lo que no utilizamos, rechazamos o desechamos, acaba en el Medio Ambiente. Ruido, residuos, emisiones, vertidos, … acaban en el medio, bajo la ridícula idea de que éste lo podrá digerir todo. Las emisiones de nuestros coches, el humo de las fábricas, los embalajes de todo lo que compramos (y con el tiempo también lo que compramos), las aguas sucias de nuestros retretes o de nuestros procesos de producción, … todo, de una forma u otra, acabará en el mismo sitio, en el Medio Ambiente.

Parece lógico y natural, entonces, pensar en que el Medio Ambiente debería estar más presente en nuestras vidas de lo que en realidad está. Que, aunque sea por puro egoísmo e interés, deberíamos tenerlo más en cuenta para asegurarnos el mantenimiento de nuestro estilo de vida, de nuestro desarrollo económico, de nuestro modelo social. Aunque sea por puro espíritu de supervivencia.

Centrándonos ahora en el mundo industrial, más allá de lo que nos diga un referencial (ISO 14001 o EMAS), o una normativa reglamentaria, y siguiendo en esta línea de pensamientos, la Gestión Ambiental debería estar presente en todas las fases y áreas de nuestro proceso. Cualquiera de las tareas que desarrollamos en nuestra empresa están íntimamente ligadas al Medio Ambiente.

Cuando diseñamos un nuevo producto, tenemos que contar con que todo lo que utilicemos para su fabricación vendrá inexorablemente del Medio Ambiente. Deberíamos preocuparnos pues, de que todos estos elementos existan siempre, que no acabemos agotándolos para que siempre podamos continuar con nuestro proceso de fabricación, que no lleguen a convertirse en recursos escasos que acabarían encareciendo enormemente nuestro producto. Debería preocuparnos también, que ocurrirá con ese producto durante su uso por parte del consumidor, o cuando sea desechado a ese Medio Ambiente que nos ha ayudado a fabricarlo. Pues, todos los efectos que pueda tener en el medio, acabarán repercutiéndonos a nosotros mismos (lluvia ácida, efecto invernadero, contaminación de aguas y suelos, extinción de especies, envenenamiento del aire, destrucción de ecosistemas…)

La integración de la gestión ambiental en toda la organización deberíamos tomárnosla como una necesidad imperante, como un interés propio, y al fin y al cabo, como cuestión de lógica.

La Gestión Ambiental debe, por tanto, integrarse en todas las áreas y niveles de la empresa. Su ámbito de actuación repercutirá y estará relacionado con toda la compañía

¿Cómo interviene, entonces, la Gestión Ambiental en las diferentes áreas de la empresa?

medio ambiente
En el área Financiera proporcionando, a partir de los seguimientos y controles realizados, información sobre el origen y posibles soluciones de las desviaciones y desajustes que se detecten en los principales aspectos, causantes de gastos elevados en la cuentas de la organización (agua, electricidad, gas, materias primas, …), reduciendo los costes por reducción de los aspectos ambientales que, generados en el ejercicio de nuestra actividad, necesiten ser gestionados, incrementando la facturación por venta de nuestros subproductos y/o residuos.

En Producción haciendo los procesos más eficientes, con menos consumos, con mayor aprovechamiento de materias primas y auxiliares, generando menos residuos y menor cantidad de rechazos. Cuando se pone en marcha un nuevo proceso o una nueva instalación, Medio Ambiente debería participar en ese lanzamiento para sumar ideas y mejoras que conlleven esa mayor eficiencia.

En el área Comercial, la gestión ambiental ayudará, al intervenir en los proyectos a los que nuestra empresa quiera optar, a incluir en las ofertas ventajas ambientales que nuestro proceso o producto puede aportar, publicitando el valor añadido que nuestra empresa tiene.

En Calidad, porque las consecuencias de la No Calidad también afectan al Medio Ambiente. Productos no conformes que acaban convirtiéndose en residuos. Defectos de fabricación que pueden conllevar un incremento de los vertidos, del uso de productos, … La gestión ambiental también puede colaborar en la reducción de defectos, en el diseño de los procedimientos de trabajo que persiguen la eliminación de incidencias en este servicio.

En Recursos Humanos contribuyendo a una mayor formación de los trabajadores, fomentando su participación activa, estableciendo sistemas de interacción que estimulen y realcen la importancia de los trabajadores en la gestión de la empresa, ayudando a RR.HH a crear un ambiente de trabajo mejor.

En Mantenimiento, proporcionando información de la legislación que les afecta en los trabajos que realizan, de los parámetros que tienen que cumplir las instalaciones auxiliares que supervisan (compresores, sistemas de refrigeración, depuradoras, …), de cómo usar y gestionar los productos que manejan o los residuos que generan, incluso de las necesidades de intervención que surgen al detectar desviaciones en el seguimiento y control de aspectos ambientales de la empresa (consumos, residuos, ruido, emisiones, vertidos, …).

En Prevención, porque la visión que puede aportar Medio Ambiente ayudará a diseñar planes de Emergencia más completos, puede contribuir a crear ambientes de trabajo más saludables, ayudando a sustituir los productos peligrosos por aquellos que no lo son o lo son menos, e incluso ayudar a reducir los costes de esta área, por ejemplo optimizando la gestión y control de los EPIs (uno de los gastos más elevados que normalmente tiene que soportar Prevención), aportando sistemáticas de gestión que conduzca a una utilización más responsable de los mismos y a un mayor aprovechamiento, sin comprometer en ningún momento la seguridad de los trabajadores.

También en Compras, donde la gestión ambiental proporcionará un mayor conocimiento del servicio prestado por proveedores y subcontratistas como consecuencia del Control Operacional, de su idoneidad como proveedores, de los requisitos y las prácticas que éstos deben cumplir, y por supuesto, en la compra y adquisición de materiales, reduciendo los costes a través del fomento de un consumo más responsable de los elementos que se adquieren para los distintos departamentos y de una reducción en las necesidades de adquisición por optimización de los procesos.

Si, es inevitable, dependemos totalmente del Medio Ambiente, es imposible ignorarlo, no podemos desvincularnos. Hagamos lo que hagamos tenemos que contar con él.

Se dice que el ser humano es egoísta por naturaleza… pues seamos egoístas!!!, integremos las gestión ambiental pensando en nuestro propio beneficio.

Anuncios

13 pensamientos en “¿ACASO NO ES MEDIO AMBIENTE TODO LO QUE RELUCE?

  1. Me gusta el artículo. Personalmente llevo incorporada, desde hace muchos años, una conciencia ambiental que rige mi vida y forma de actuar.
    Gracias

  2. Muy buen análisis de como cada engranaje o área de la empresa se debe integrar en el medioambiente. Pues por egoísmo debemos hacer por conservar el medioambiente para nosotros hoy y por altruismo cuidarlo para el futuro ya que lo que hoy disfrutamos solo es un préstamo de los que mañana vendrán.

    Saludos y felicidades por el artículo.

    • Hola Damián!
      Muchas gracias por pasar por aquí y aportar tu punto de vista.
      Me alegra que te gustara el artículo. Efectivamente así es, y aunque sólo sea por egoismo, poco a poco, algo ya hemos evolucionado. Vamos muy lentos, pero cada vez vamos teniendo más claro que no hay desarrollo posible si no es sostenible. Por muchos motivos nos interesa integrar totalmente el medio ambiente en nuestro desarrollo social, económico y personal, …confío en que acabaremos haciéndolo!

      Un Saludo

  3. Un agrado leer la exposición, no pasa un día; si no veo materiales tirados en las calles o escaleras en forma de basura, observo como el conductor, el peatón en diferentes edades tiran basuras a las calles y no dan muestra de preocupación alguna.
    Cuando indicas que las personas somos egoístas, lo llevo al plano de la vida en general. Todo tiene que ver con nuestro entorno, cada una de nuestras actividades está ligada al medio ambiente, por equis razón estamos en contacto con nuestro medio ambiente y no damos crédito a lo que está pasando.
    Es la falta de educación en todo sentido y lugar, ya sea en los inicios de escuela o en lo laboral; que demos una oportunidad a la comprensión obligada en primera instancia, para obtener esta información tan valiosa que dice relación con cada una de nuestras actividades y el medio ambiente.
    Que no tenga que escuchar de algunos personajes, por no llamarlos de otra forma; que se están ajustando los niveles de producción, porque se desean ahorrar unos pesos, para mejorar el sueldo de la jefatura, en circunstancias que hemos redirigido la producción en beneficio del medio ambiente.
    Felicidades por tus ideas.

    • Muchas gracias Victor por pasar por aquí a leer el post y compartir tu opinión.
      Al igual que tu, yo tambiéen me pongo mala cuando veo conductores y peatones que tiran sin ningún pudor los residuos por la ventanilla o directamente al suelo… Supongo, que como dices, falta educación y conocimientos… no encuentro otra forma de justificar que vayamos en contra de nosotros mismos.

      Un saludo y gracias por tu aporte!

  4. Me ha gustado tu exposición. Llevo en mi empresa la responsabilidad del área de Medio Ambiente y poco a poco, no sin algún que otro sinsabor, voy concienciando a todos, de la importancia de mantener unas conductas, tanto a nivel laboral como personal, en el cuidado del medio ambiente. En el “Territorio Comanche” del Medio Ambiente todo vale, pues ya lo asumirá la Naturaleza, como tu bien has explicado. A mis compañeros les pongo un ejemplo haciendo un símil de la sobrecarga de trabajo, a final el trabajador se queja y se queja o dando un puñetazo en la mesa, agobiado por la situación, trasladado al medio ambiente, riadas, desprendimientos, inundaciones, deshielo, desaparición de especies, o el trabajador que silencia su situación de esfuerzo y cae en una depresión o algún tipo de infarto, en el medio ambiente, en el tan hablado y comentado Cambio Climático. Lo que hay que hacer es educar desde las generaciones más pequeñas, este espíritu de concienciación, de cuidar nuestro entorno, que es lo que nos mantiene en este planeta azul, llamado Tierra.

  5. Y el educar en ese espíritu, en mí ha dado sus frutos, mis hijos son estrictos en lo que respecta al cuidado del medio ambiente. Separando residuos a todos los niveles, pilas, medicamentos, bombillas, equipos electrónico. Eso es a lo que hay que llegar, a unas generaciones concienciadas y preparadas intelectualmente en este campo. Mi hijo mayos es biólogo especialista en biología molecular y es un fanático de la naturaleza y de los efectos que producen las malas prácticas en la vida microscópica. Ahí si que da miedo lo que está pasando.

    • Hola Ángel,
      Muchas gracias por molestarte en aportar tu opinión y visión en este tema.
      Te entiendo perfectamente, e imagino que como yo, todos los que nos dedicamos a este campo. Resulta complicado muchas veces hacer entender que todo el daño que nosotros ocasionamos al Medio Ambiente, tarde o temprano, de una forma u otra, repercutirá en nosotros mismos. A través del aire que respiramos, del agua que bebemos, de los alimentos que ingerimos, del deterioro de nuestros lugares de ocio (playa, montaña, …), de los productos que adquirimos para vestirnos o para nuestra casa (en cuya fabricación han intervenido multitud de productos químicos que llegarán a nosotros), por el cambio climático que estamos provocando (con fenómenos meteorológicos de envergadura que asolan grandes superficies y destruyen poblaciones enteras) o mismamente, por encarecimiento de nuestros procesos productivos y por ende, de nuestros bienes y servicios. Todo nos acaba afectando, de un modo u otro, a nuestra salud, nuestro bienestar y en general a nuestra vida en este planeta. Quizás sea el derecho a réplica que está ejerciendo la naturaleza.
      Gracias y un saludo!

  6. Verónica buen articulo, esto lo deberían leer más de uno y ver que el Medio Ambiente somos todos, yo por cierto estoy haciendo para mi empresa un procedimiento de oficina verde donde se estudian todos los puntos que has puesto en tu post, lastima no haber estado una semana antes me hubiera ahorrado muchisimo trabajo, por todo gracias

    • Me alegra, Carlos, que el articulo te resultara útil, aunque te haya llegado tarde.
      Tal vez, para tu proyecto, te pueda resultar también útil el articulo “Mantenimiento y Medio Ambiente: Socios Estratégicos en el Desarrollo Empresarial Sostenible”, que va un poco en la misma línea pero centrado en un área muy importante de las empresas, que es el Mantenimiento.
      Cualquier cosa en la que te pueda ayudar, aquí me tienes.

      Un saludo.

  7. Buen articulo Veronica. Hay muchisimos gestos y en todas las secciones que afectan al medio ambiente directa o indirectamente; desde la oficina apagando las impresoras al terminar el dia, la luces encendidas en las horas centrales del dia, filtrado de las purgas de los compresores, apagado de las maquinas al finalizar el turno, apagar el aire acondicionado o la calefaccion cuando no se necesite, ajuste de las temperaturas de servicio, una buena gestion y el reciclaje de los residuos, suprimir fugas de aire comprimido y un sin fin mas de pequeños ejemplos. Al final es mas un problema de conciencia que de recursos.

    • Hola Rafael!
      Un placer recibir tu visita en mi “hogar profesional”. Efectivamente, es una cuestión puramente de conciencia, pues costes no tiene ninguno. Todo lo contrario, la integración total del Medio Ambiente, ya sea a nivel individual, como colectivamente en nuestra empresa, nos reporta importantes ahorros económicos. Y cuando hablamos de la empresa, pecamos en muchas ocasiones de escudarnos en la frase… “da igual, paga la empresa”… Gran error!, pues el coste ambiental que supone esa mala gestión nos afecta a todos.
      Muchas gracias por compartir tu opinión.
      Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s