Estudio de la realidad: ¿TENEMOS INTEGRADO EL MEDIO AMBIENTE EN NUESTRA VIDA?

Un aula de formación (en el Centro Integrado de Formación Profesional de Coia, en Vigo), diez alumnos con un variado perfil formativo (Biología, Ingeniería, Químicas, Salud Ambiental, Administración y Finanzas,…), un hilo conductor de 500 horas (la Gestión Ambiental), y en una de las muchas clases, la visualización de un documental (10.000 Millones, de Stephen J. Emmott) … y se “arma” el debate!. Así nació el pequeño estudio que hoy quiero compartir.

La verdad es que, en el transcurso de esas 500 horas de formación, fue bastante continuada la polémica (muy constructiva,… eso sí!), sobre el papel que juega el Medio Ambiente en nuestra sociedad actual, o mejor dicho, sobre la posición en la que, el Hombre de hoy día, ha colocado a la fuente de todos nuestros recursos, a nuestro origen y base de nuestro desarrollo.

¿Es que el ser humano se ha desvinculado del Medio Ambiente y se siente como una especie totalmente ajena e independiente de él?

¿El tono catastrofista de documentales como 10.000 Millones, ayuda a sensibilizar sobre la necesidad de prevenir daños ambientales, y modificar nuestros hábitos, o más bien, da lugar a una actitud derrotista basada en “por qué voy a hacerlo mejor, si no hay solución”?.

¿Asumimos los ciudadanos nuestras responsabilidades, en las problemáticas ambientales que estamos viviendo? ¿No estamos delegando demasiado éstas, en industrias y gobiernos? ¿En qué medida nos consideramos parte fundamental de las soluciones a adoptar?

Queríamos dejar de teorizar y disponer de información que nos permitiese determinar en qué medida, las hipótesis que barajábamos, se ajustaban a nuestra realidad más cercana. Así que, siguiendo aquello de “si no sabes, pregunta”, eso fue lo que hicimos: preguntar.

Un cuestionario de 12 preguntas seleccionadas, enfocadas a determinar el grado de integración y de sensibilización del Medio Ambiente y su problemática, en las personas de nuestro entorno más cercano, fue el disparo de salida de un proyecto de encuesta, que culminó con el informe de valoración de resultados que aquí te presento.

Déjame que te cuente nuestras conclusiones…

¿Está el Medio Ambiente presente en nuestro día a día?

encuesta_ma

Muchas encuestas realizadas, un montón de información contenida en ellas, y horas de trabajo por delante para analizar todos los datos y poder sacar nuestras propias conclusiones.

¿Acertábamos con las distintas teorías que habíamos manejado durante las clases?… Pues hubo un poco de todo. Por un lado, corroboramos muchas de nuestras hipótesis iniciales, pero, hay que decir, que también nos llevamos alguna que otra sorpresa:

Una de las teorías que manejábamos era que los ciudadanos, aunque saben de la existencia de legislación ambiental, y que incluso puede que sean conscientes de que ésta cada vez es más abundante, en general, tienen la idea de que esta normativa sólo aplica a empresas e industrias. Que desconocen que, en el campo ambiental, como en otros, todos tenemos requisitos legales que cumplir, porque todos somos partícipes de ese deterioro que estamos ocasionando al planeta.

Estábamos en lo cierto. La mayor parte de los encuestados nos dijeron que la legislación ambiental aplica principalmente a la Industria, aunque, también es cierto que nos sorprendimos al ver que muchos también señalaban a los ciudadanos como objetivo de la normativa. Comercio y organismos públicos fueron los menos considerados. Que todos estamos afectados por la legislación ambiental, parece que está más claro en las personas mayores de 45 años con estudios superiores, que en edades inferiores con el mismo nivel de estudios.

La normativa ambiental nos aplica a todos en nuestro día a día.

Comprobamos que, se asume que estamos viviendo un cambio climático en el planeta, y que la causa principal de éste se encuentra en el impacto causado por las actividades desarrolladas por el ser humano. Son también los mayores de 45 años, los que, en el 100% de los casos, señalan las causas humanas de esta problemática, pero, son también ellos los que, en mayor porcentaje, añaden las causas naturales a la misma.

Tal y como suponíamos, no hay duda a la hora de afirmar que las actividades desarrolladas por las empresas, tienen repercusiones en el entorno, independientemente de su ubicación geográfica (98% de los encuestados). Las únicas respuestas que contradicen este hecho, las encontramos en personas de entre 31 y 45 años.

Por desgracia, hemos verificado también que somos poco conscientes de que somos una parte más del Medio Ambiente, y que cualquiera de las actividades que realizamos en nuestra vida diaria, tienen repercusión en él, en mayor o menor medida. Sólo nos damos cuenta de esta afección cuando realizamos actividades especialmente contaminantes, como cuando generamos residuos peligrosos (al cambiar el aceite del coche) o utilizamos fuentes fósiles de energía (uso de la calefacción). Es muy bajo el porcentaje de personas (sólo el 29%) que saben que todas nuestras actividades generan un impacto en el medio, aunque éste sea de baja relevancia, ya que todo lo que utilizamos en nuestra vida implica el consumo de recursos y la utilización del medio ambiente como destino de nuestros deshechos o emisiones (al agua, al suelo, a la atmósfera, ..).

En el lado contrario, en el de las gratas sorpresas, estuvo el ver que el cambio climático es considerado como uno de los problemas más graves por los ciudadanos, que lo sitúan, mayoritariamente, en segundo puesto tras un conflicto armado. Sólo el 11% de los encuestados lo colocan en el último puesto de gravedad. Sin embargo, el hecho de situar al cambio climático por detrás del conflicto armado, podría hacernos deducir que, no somos muy conscientes de que el propio cambio climático, causa importante de la pérdida de recursos, podría llegar a generar un conflicto armado por conseguir el control de los mismos.

La industria es la señalada como principal causa de contaminación del planeta para todos los sectores de población estudiados, y en líneas generales, igualmente ocurre a la hora de posicionar la actividad humana como la segunda causa de ésta (hecho que contradice nuestra hipótesis inicial, en la que suponíamos que los ciudadanos aparecerían entre las opciones menos marcadas). Sólo un 21% de los encuestados es consciente de que todos los sectores presentados (industria, ciudadanos, comercio, organismos públicos, ganadería y agricultura) son fuente de contaminación, con independencia de en qué medida la producen. Este conocimiento está más condicionado por la edad (la mayoría de estas respuestas está en personas de 31 años en adelante), que por los estudios.

Los temas ambientales ocupan las primeras posiciones en los intereses de las personas mayores de 45 años y, en general, son seleccionados como segundo tema de interés, tras las cuestiones de salud, para el resto de sectores de población que analizamos.

El Medio Ambiente está entre los principales intereses de los mayores de 45 años.

La mayor parte de la población ha incorporado en su rutina diaria un 75% de las buenas prácticas ambientales planteadas en la encuesta, principalmente ducha en lugar de baño para el aseo personal, uso de bolsas reutilizables, apagar las luces al salir de un cuarto o segregar los residuos para su reciclaje. El valor más alto de los que han incorporado el 100% de estas buenas prácticas lo encontramos en las personas de 31 a 45 años con estudios medios (44,7 %).

También comprobamos que el conocimiento sobre la correcta segregación de los residuos en las ciudades es, en general, bastante bueno. La mayor parte de la población alcanza unos valores del 75% de depósito correcto de residuos, y los mejores valores corresponden a las personas que tienen entre 31 y 45 años, aquellos que, cuando arrancaban las recogidas selectivas en las ciudades, se encontraban mayoritariamente en su etapa de formación (escolar o universitaria). El hecho de que los valores más bajos de segregación correcta se encuentren en el sector de menor edad (18 a 31 años), que serían justamente aquellas personas que prácticamente han nacido con las recogidas selectivas, las que no han tenido que cambiar sus hábitos, ya que es lo único que han conocido, hace pensar que algo está fallando en este terreno y que parece que en vez de ir hacia delante, en este campo, hemos dado un paso atrás.

La influencia positiva que una buena gestión ambiental desarrollada por una empresa tiene sobre sus propios trabajadores, es un concepto claro para la mayoría de los ciudadanos, lo cual se refleja en un 98% de respuestas, que afirman la existencia de esta relación directa. La menor experiencia laboral se refleja en los porcentajes de respuestas que niegan esta influencia, y que corresponde, mayormente, a personas de entre 18 y 30 años.

El 86% de la población tiene claro que nuestras actividades tienen siempre alguna incidencia en el Medio Ambiente, y aunque, aisladamente podría ser considerado un valor bastante alto, al considerar la cantidad de campañas de concienciación y la gran cantidad de información que circula en la sociedad de hoy en día, el valor se hace pequeño. El porcentaje de personas que se mantienen en la posición de negar esta afección, resulta demasiado elevado con estas premisas, y no parece, además, que estén especialmente condicionados ni por la edad ni por el nivel de estudios que tengan.

“Si no reconocemos nuestro problema, difícilmente vamos a curarnos”.

Hemos de confesar que resultó bastante complicado establecer una línea general acerca de la influencia que, las variables edad y estudios, tienen sobre el grado de integración del Medio Ambiente en la sociedad, pues esta influencia presenta una gran variación en las respuestas a las distintas preguntas formuladas y, dependiendo de la pregunta, éstas se veían condicionadas por otros factores, como la experiencia laboral, en aquellas cuestiones en que hacíamos referencia, de alguna forma, al papel del sector empresarial en la gestión ambiental.

Pero a “grosso” modo, sí pudimos concluir que, de alguna forma, las personas con niveles de estudios más bajos o de menor edad, muestran un grado inferior de integración del Medio Ambiente en sus vidas, y que son menos conscientes del papel fundamental que los ciudadanos tenemos, tanto en el origen de las distintas problemáticas que afectan actualmente al entorno natural, como en la aplicación de soluciones a las mismas.

Este hecho nos resulta llamativo, al tener en cuenta que, se corresponde con un sector de la población que ha nacido cuando ya, en nuestra sociedad, los temas ambientales estaban de alguna forma incorporados en distintos ámbitos, y que no han tenido que pasar por un proceso de cambio de mentalidad y/o hábitos.

En base a esto, esperábamos que los más jóvenes, independientemente de su nivel de estudios, por decirlo de alguna forma, “ya llevaran el Medio Ambiente en la sangre”.

De alguna forma, nos confirma la idea de que nuestro sistema educativo aún no ha integrado la variable ambiental. Si desde pequeñitos, desde el mismo momento que iniciamos nuestra vida escolar, recibiéramos una buena educación ambiental, seguro que nos encontraríamos hoy en día con una sociedad más concienciada y más partícipe en esta labor de protección de nuestro entorno. Una sociedad consciente de que somos una parte más de ese Medio Ambiente que nos rodea.

“La solución a los grandes problemas debería tener siempre sus bases en una buena educación”.

Si quieres consultar el informe completo de esta encuesta, puedes hacerlo en:

Informe Final: Encuesta Integración del Medio Ambiente

Anuncios

8 pensamientos en “Estudio de la realidad: ¿TENEMOS INTEGRADO EL MEDIO AMBIENTE EN NUESTRA VIDA?

  1. ¡¡Buen trabajo Verónica!! Una encuesta bastante completa, trabajosa y trabajada… Ojalá se atendiese más a la educación ambiental, ya desde niños, que todo el mundo se conciencie de que debemos cuidar más nuestro mundo… por nosotros y por nuestra descendencia. Depende de todos, a todos los niveles y en todos los ámbitos…¡Un abrazo! Mon

    • Buen trabajo el de todos, Mon!!!
      Ha sido un gustazo este curso, vuestra activísima participación ha sido muy enriquecedora.
      Seguro que algún día las cosas cambiarán, y la educación ambiental se considerará tan importante como leer o escribir… Y yo espero verlo!!! ツ

      Abrazos!

  2. Excelentes conclusiones, muy completo el informe, espero que este mensaje llegue a todos y si en un futuro se vuelve a realizar el ejercicio de esta encuesta se obtengan resultados más positivos y que no se debe recurrir a mensajes catastrófistas para generar conciencia

    • Ay, sí, Agapito!… ojalá nos hubiéramos equivocado un poquito más en nuestras hipótesis, verdad?
      Bueno, todo llegará… cada vez somos más intentando cambiar mentalidades ㋡
      Y mientras,… disfrutando de intercambiar conocimientos con alumnos como vosotros!
      Abrazos!

  3. Hola,
    creo que la idea para el trabajo es estupenda, y está muy bien expuesto pero veo un inconveniente. Los individuos de la toma de datos de la encuesta, no creo que el resultado sea el mismo que si se toman datos de varios sectores de población, datos diversos, no solo de un centro de estudios. Quizá nos lleváramos una sorpresa.
    Un saludo

    • Hola Germán!
      Ojalá fuera así!… en cuanto a que las sorpresas fueran “buenas”, claro ツ!
      Es sólo un pequeño estudio de nuestro entorno más cercano, porque teníamos que adaptarnos a nuestras limitaciones de distribución de la encuesta, pero en sí la muestra es bastante representativa del ámbito geográfico que definimos para el estudio (área metropolitana de Vigo), porque la población seleccionada presenta bastante variedad en cuanto a edades (desde 18 a 60 años), nivel de estudios (desde básicos, hasta licenciados e ingenieros) y entorno social (rural, urbano, …). También, para extrapolar correctamente los datos obtenidos, todos los valores están ponderados a las características representativas de la muestra en cuanto a edad y sexo.
      Es un pequeño estudio, nada más, pero, desde lo que he vivido, trabajando con plantillas de muchas empresas de la geografía española e impartiendo variadas acciones formativas de temática ambiental, los resultados se ajustan bastante a esa realidad vivida… En cualquier caso, aún mantengo la esperanza de “sorprenderme” algún día! 😉
      Y un mónton de gracias por compartir tu opinión!!!
      Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s