Como AUMENTAR las GANANCIAS de tu empresa, sin tener que vender más, ni incrementar el precio de tus productos

Cuando se decide crear una empresa, los objetivos son muy claros:

En primer lugar, fabricar productos o prestar servicios. Y si el producto o servicio que se ofrece cubre una demanda o desarrolla una nueva las empresas tienen éxito

Segundo, por supuesto, generar beneficio y ganar dinero.

La relación directa de este segundo objetivo con el primero, es obvia. Es decir, que los beneficios que se obtengan dependerán pues de la aceptación de nuestros productos o servicios en el mercado. Y esto a su vez dependerá de otros factores relacionados como la calidad, el marketing, la demanda que satisfaga, el sector de mercado a quien está dirigido, etc.

Es lógico entonces pensar que, si queremos obtener mayores beneficios y ganar más dinero, la forma de conseguirlo será por medio de actuaciones que influyan en alguno de estos factores invirtiendo en ellos recursos económicos o de otro tipo.

Podrían ser opciones, pero te aseguro que no son las únicas para conseguirlo.

Aumentar nuestro margen de beneficios puede conseguirse de una forma mucho más fácil y sin que nos suponga apenas o ninguna inversión o gasto extra.

Esta forma fácil y sencilla de aumentar nuestras ganancias, sin tener que invertir, no es otra que CONSUMIR MEJOR.

Ganar más, consumiendo eficientemente

Beneficio Ambiental

 

Si en algún momento, por cualquier razón, has puesto encima de la mesa la necesidad de emprender acciones para que tu empresa gane más dinero, lo más probable es que las actuaciones propuestas hayan sido alguna de las siguientes:

  • Aumentar las ventas: campañas publicitarias, marketing, intensificar la labor comercial, aumentar la presencia en determinados eventos, …

Una opción válida pero costosa, tanto en tiempo como en recursos. Y ten en cuenta que los efectos no son inmediatos, y no nos reportará un incremento proporcional de los beneficios.

  • Aumentar el precio de nuestro producto o servicio: esto podríamos hacerlo “a saco”, lo cual no estaría muy bien visto entre nuestros consumidores, o justificando este incremento con alguna prestación o aporte a nuestra producción, tal como, nuevas cualidades, mayor calidad, cambios de materias primas más ventajosas,… o cualquier otra que sin duda nos requeriría realizar alguna inversión importante en alguna de las etapas de nuestro proceso.

 

  • Rebajar los costes de nuestro proceso: En este punto el abanico de actuaciones es muy amplio.

Podemos rebajar costes a costa de reducir nuestra mano de obra (lo más simplista y recurrido en las empresas con poca visión de negocio), o hacerlo a través de bajar la calidad de nuestros productos (una opción nada aconsejable, sobre todo teniendo en cuenta que a corto/medio plazo conseguiríamos el efecto contrario al deseado: bajar las ventas y en consecuencia las ganancias)

También interviniendo en nuestro proceso de compras para reducir los precios de adquisición de materiales por medio de distintas tácticas. Es algo a considerar, pero que igualmente requerirá algún tipo de inversión para optimizar nuestra estrategia de Compras.

O la mejor alternativa: Podemos rebajar los costes de nuestro proceso sin cambiar nada más que la “forma de consumir” que éste tiene.

Esta es la opción más aconsejable para incrementar nuestros beneficios, porque no va a requerirnos ni importantes inversiones, ni grandes cambios en nuestro proceso. Tan sólo requiere que implementemos la Sensatez en nuestro modelo de gestión.

Se trata ejercer un consumo responsable de los recursos y las materias primas que precisamos para obtener nuestro producto o servicio.

Se trata de ser MAS EFICIENTES, CONSUMIENDO “MEJOR”.

Es posible crear valor económico a partir de un manejo estratégico del desempeño ambiental

¿COMO SE RELACIONAN LOS COSTES Y EL MEDIO AMBIENTE?

La Gestión Ambiental es la herramienta que te ayuda a crear más bienes y servicios usando cada vez menos recursos y generando menos desperdicios y contaminación.

La contaminación industrial es consecuencia de no poder transformar todos los insumos en productos. Todo aquello que no conseguimos transformar, es decir, las pérdidas de nuestro proceso, van a dar lugar a nuestros contaminantes.

Por medio de estrategias de prevención de la contaminación se pueden generar beneficios por la reducción en los costos de producción.

Normalmente, la contaminación es un síntoma de ineficiencia en la utilización durante el procesamiento de las materias primas. Si se toman medidas para prevenir estas ineficiencias, no sólo favorecerá al Medio Ambiente, sino que disminuirán los costos.

Las medidas de prevención de la contaminación no siempre requieren de una inversión.

Hay muchas acciones que podemos implementar para reducir la contaminación en un porcentaje significativo, que consisten únicamente en cambios en las prácticas de fabricación y que no implicando ningún costo, aportarán una mayor eficiencia de nuestros procesos.

La mayoría de ellas son actuaciones que ponen su foco en el origen del problema, transformado nuestra gestión hacia una Producción Limpia, que agrega valor al proceso productivo, en lugar de las habituales prácticas de “final de tubo”, que por el contrario, representan un costo adicional para la empresa y disminuye la rentabilidad.

¿CÓMO REDUCIR COSTES CON UN CONSUMO MÁS EFICIENTE?

Reducir consumos de materias primas, minimizar la producción de desechos, utilizar mejor los recursos,… son medidas sencillas, efectivas y factibles en cualquier empresa, que reducirán nuestros costes de fabricación e incrementarán nuestros beneficios.

Te cuento algunas ideas…

En la gestión de residuos:

Las cantidades de residuos generadas se pueden reducir durante las diferentes etapas de la vida útil de un producto (diseño, producción, distribución, consumo y final de vida útil) y pueden implicar cambios en las materias primas, el uso de otras tecnologías, la modificación del diseño, la concepción de otras prácticas de explotación, la evolución del producto, la introducción de sistemas de reutilización, el cambio en los procedimientos de trabajo, etc.

Todas las medidas que se implanten con el objetivo de reducir los residuos generados llevan siempre asociado un ahorro económico para la empresa, bien por reducir costes de gestión de residuos, bien por suponer ahorros en la compra de materias primas y auxiliares.

La mejor forma de reducir los costes ambientales es dejando de producir residuos, ya que resulta más económico introducir mejoras en los procesos para reducir estos residuos generados, que invertir dinero en tratarlos.

Una alta producción de residuos es un claro síntoma de ineficiencia en nuestro proceso. Bien por un mal uso y/o aprovechamiento de los materiales y recursos que entran en el proceso, o por una fabricación deficiente (producto defectuoso que debe ser rechazado)

Así pues, la reducción de nuestra generación de residuos desde el origen, se traducirá siempre en una reducción de costes y en el incremento de nuestros beneficios.

Algunas medidas que nos pueden ayudar a alcanzar ese objetivo son:

  • Sustitución de embalajes desechables en la compra de materiales (cajas de cartón, palets de madera,…) por embalajes retornables a proveedor
  • Optimizar las dimensiones/cantidades de la materia prima inicial, para minimizar la cantidad de material excedente en forma de recortes, virutas,…
  • Comprar productos menos peligrosos
  • Adquirir aquellos productos que se utilizan en grandes cantidades, también en grandes cantidades. (Menos residuos de envases a gestionar)
  • Una Recogida Selectiva eficaz
  • Participar en Bolsas de subproductos

Con el consumo de agua:

El agua interviene en la industria como ingrediente de sus productos, como materia auxiliar en el proceso, en los procesos de limpieza y/o desinfección de instalaciones, en los servicios auxiliares o para las instalaciones sanitarias.

En la industria alimentaria, por ejemplo, supone uno de los mayores gastos y para la cual se prevé que este gasto crezca aún más en un futuro, según la tendencia del costo del agua y siendo un recurso cada vez más escaso.

Asociado al coste del propio consumo de agua están otros costes derivados, como los relativos a sistemas de depuración, el gasto energético implícito en el tratamiento de aguas, la utilización de productos químicos, el canon de saneamiento…etc.

Entre las medidas que nos ayudarán a reducir estos costes tenemos:

  • Reutilizar las corrientes internas de la propia industria (por ejemplo aguas de proceso que pueden ser utilizadas para limpiezas y baldeos)
  • Implementación de soluciones que ayudan a reducir al máximo el consumo de agua de red.
  • Sensibilizar y educar al personal de la empresa en un Consumo Responsable del Agua.

En el consumo de Materias primas y auxiliares…

Se pueden economizar cantidades importantes de materiales definiendo una adecuada estrategia de compras, realizando pequeños cambios en el proceso productivo, en el envasado o en el empaquetado del producto final.

La reducción de materias primas y auxiliares suele llevar implícita siempre una reducción en la generación de residuos, por lo que con una sola actuación podemos reducir los costes en dos partidas diferentes.

Algunas ideas que nos pueden ayudar en esta tarea son:

  • Minimizar la cantidad de material utilizado para la fabricación de cada producto. Optimizar las dimensiones/cantidades de la materia prima inicial, para minimizar el excedente
  • Control de inventarios para evitar la pérdida de materia prima: materias primas en exceso, caducadas o en desuso
  • Adquirir productos de mantenimiento de mayor calidad, con una vida útil más larga, frente a aquellos de menor coste que requieren una frecuencia de cambio mayor. (Ejem.: aceites)
  • No adquirir material de más. Ajustar los pedidos a las necesidades reales
  • Adquirir aquellos productos que se utilizan en grandes cantidades, también en grandes cantidades. La relación entre el producto y su embalaje es en este caso más rentable.
  • Reutilizar materiales o utilizar materiales reciclados.
  • Planes de mantenimiento adecuados que ayuden a mantener los equipos en condiciones de trabajo óptimas (se mantiene la eficiencia de los equipos) MANTENIMIENTO Y MEDIO AMBIENTE: Socios Estratégicos en el Desarrollo Empresarial Sostenible
  • Reducción de la cantidad de materiales utilizados, mediante un sistema de racionalización de uso de éstos
  • Tapar depósitos y envases de productos para evitar la evaporación
  • Mantenimiento de registros u otras medidas (sistemas FIFO) para evitar la acumulación de productos caducados u obsoletos.
  • Sistematizar la gestión de aquellos elementos que quedan fuera de uso de forma temporal o definitiva, determinando una normativa para el almacenaje de aquellos que sean susceptibles de volver a usarse de forma que se disponga de un inventario de lo que puede tener usos futuros.
  • Trabajar con proveedores cercanos para reducir el tiempo de transporte.

Con el de Energía…

El gasto energético representa uno de los capítulos más relevantes de los costes de cualquier instalación. El mayor consumo energético se realiza en el funcionamiento de la maquinaria.

Por lo que es fácil deducir que reduciendo su consumo reduciremos nuestros gastos significativamente.

Con elevada frecuencia, muchas instalaciones y sistemas consumidores de energía quedan encendidos en periodos en que no hay producción (fines de semana, vacaciones, etc…), dando lugar a consumos innecesarios. Este hecho supone ineficacias importantes de los procesos desarrollados.

No hay medida economizadora o ambiental más respetuosa y efectiva que aquella que no consume. Limitemos las demandas a lo estrictamente necesario

Algunas medidas para ser energéticamente más eficientes:

  • Establecer un Control global del gasto energético.
  • Implementar medidas para ajustar este gasto a las necesidades reales.
  • Establecer mecanismos de automatización en los elementos consumidores de energía.
  • Implementar sistemáticas de control de equipos y sistemas con consumo energético.
  • Utilizar lámparas de bajo consumo.
  • Sensibilizar y educar al personal de la empresa en el Consumo Responsable de la Energía.

Y una vez fabricado nuestro producto

También la aplicación de la gestión ambiental en la gestión logística  de nuestro producto nos reportará una reducción de costes aplicando medidas como optimizar el uso del espacio en los medios de transporte. Con ello se puede lograr reducir el gasto en portes, disminuir la cantidad de viajes a realizar, reducir el consumo de gasolina,…

Esto incluye igualmente la parte del packaging, dónde también es posible realizar mejoras ambientales que reduzcan costes. Por ejemplo, minimizar la cantidad y el tipo de materiales usados en el empaque de los productos.

Como ves, la gestión ambiental al integrarse a los objetivos económicos de la empresa, consigue la utilización eficiente de los recursos, la disminución de los costos y el incremento de la rentabilidad y la competitividad.

Ser responsable con el Medio Ambiente puede ocasionar un importante ahorro de dinero para la empresa.

La Sostenibilidad implica la utilización más eficiente de los recursos de los que disponemos. Aprovechando al máximo estos recursos, no sólo impactamos positivamente en el planeta, sino que logramos un importante ahorro económico.

Y si en este artículo sustituyes “empresa” por “tu casa”…. todo ello será igualmente aplicable. Nuestra economía casera se ve igualmente recompensada con medidas ambientales que sólo nos requerirán invertir en sentido común

Como ves, con la Gestión Ambiental ganas tú, gana tu empresa y gana el planeta.

En definitiva GANAMOS TODOS.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s