El “fraude” de la Certificación Ambiental

Si tu actividad profesional tiene algún tipo de relación con la gestión ambiental en las organizaciones, bien porque pilotes esta área en tu empresa, porque seas integrante del equipo que lo gestiona, porque te dedicas a la consultoría en este campo, porque eres auditor de sistemas o porque trabajas para alguna certificadora, estoy segura que lo que te voy a contar, no sólo no te sonará a chino, sino que es muy probable que, de una forma u otra, lo hayas vivido directa o indirectamente, y que tengas experiencias similares a las mías o conozcas o sepas de sitios donde esto es una realidad.

Desearía estar totalmente equivocada en este asunto, y que para nada se estuvieran dando estas circunstancias que voy a relatar, en el mundo empresarial de hoy día, pero la experiencia, tristemente, me dice que no, que esta situación parece ser la tónica habitual en un gran parte del sector y que corremos el riesgo de que acabe siendo representativa de la realidad en la gestión ambiental.

Un gran error que se comete cada vez más en esta área, con orígenes y responsabilidades en las distintas partes que intervienen, y que quiero sacar a la palestra, quizá a modo de “denuncia”, quizá para que alguien me convenza de lo contrario. Así que, si tu experiencia en estas lides demuestra que estoy totalmente equivocada, por favor, házmelo saber!!!

¿Cuánta verdad hay detrás de los sellos de gestión ambiental?

certificacion-ambiental

Sigue leyendo

Anuncios

LO QUE ME MOLESTA DE LA ECONOMÍA CIRCULAR

En la televisión, en la prensa, en la redes sociales, cualquiera de los medios de información que suelo consultar, últimamente parecen invadidos de un nuevo concepto al que llaman ECONOMÍA CIRCULAR.

Se muestra como nuevo “invento” al que proclaman como la solución a muchos de los problemas ambientales del planeta. La gran solución que restaurará el equilibrio perdido entre hombre y naturaleza.

La economía circular, se ha convertido en la palabra de moda, definida como el “último grito” en estrategias económicas y de gestión, en contraposición al modelo de economía lineal, predominante hasta ahora.

Su objetivo es “que el valor de los productos, los materiales y los recursos se mantenga en la economía durante el mayor tiempo posible, y que se reduzca al mínimo la generación de residuos”, según la propia Fundación para la Economía Circular. Se basa, principalmente, en el principio de ‘cerrar el ciclo de vida’ de los productos, es decir, convertir los hasta ahora considerados residuos, en nuevas materias primas.

Así, con este nuevo modelo de economía, los productos deben ser ya diseñados para poder ser reutilizados y reciclados al final de su vida útil. La aplicación del, más que conocido, Ecodiseño, juega un papel fundamental dentro de la economía circular, pues los productos ya deben estar concebidos desde su origen como elementos en los que, desde la primera pieza hasta la última, pueden reutilizarse o reciclarse una vez terminada su vida útil.

Pues parece cierto que, esto de la economía circular, es una buena herramienta de cara a reducir el fuerte impacto que nuestro modelo de desarrollo actual está causando en el planeta. Dar el paso hacia un nuevo modelo económico que utilice y optimice los materiales y residuos, dándoles una segunda vida, sin duda, es un buen paso. Pero, siendo sincera, hay algún aspecto de este nuevo concepto que no me acaba de convencer.

Economía circular: ¿Economía y Medio Ambiente caminando juntos?

economia-circular

Sigue leyendo

¿ES EL MEDIO AMBIENTE LA “MARIA” DE LAS EMPRESAS?

Que hoy en día la protección ambiental debería estar integrada en la filosofía de las empresas para que éstas puedan hacerse hueco y mantenerse en el mercado, parece que cada vez lo vamos teniendo más claro. Que la normativa ambiental es cada vez más sólida y exigente con las empresas que deben asumir el cumplimiento de un creciente número de requisitos legales a nivel ambiental para ejercer su actividad, no cabe duda. Que en nuestra sociedad  existe cada vez más una preocupación mayor por ejercer un consumo responsable, incorporando criterios ambientales a la hora de realizar la adquisición de nuestros bienes y dando la espalda a aquellas entidades, o productos de las mismas, que siguen creyendo que sus cuestiones económicas están por encima de cualquier aspecto relacionado con el Medio Ambiente, se empieza a notar… Pero ¿qué pasa cuando una empresa decide adaptarse a estas nuevas características del mercado e incorporar la variable ambiental en su gestión?

Sea por presiones externas, por concienciación, por obligaciones impuestas, por necesidades operativas, sea por la razón que sea, las empresas se ven cada vez más obligadas a incorporar la gestión ambiental en su organización. Pero, a la hora de designar a la persona que pilotará esta nueva área de gestión… ¿se molesta en encomendar semejante tarea a un profesional cualificado, como haría si se tratara de cualquier otra rama de la gestión interna o se limita a “endosar” tan relevante tarea al primero que pase por allí?

¿Otorgamos a la función ambiental el peso que le corresponde?

Escala MA_PRL_Q

Sigue leyendo

¿EN QUÉ EQUIPO JUEGA LA ADMINISTRACIÓN AMBIENTAL?

Desde mis inicios profesionales he “sufrido” con gran satisfacción un gran crecimiento y desarrollo de la legislación ambiental en nuestro país. “Sufrido” porque me ha tocado en muchas ocasiones, en las empresas que he estado, pilotar la lucha, a veces demasiado en solitario, por el cumplimiento estricto de esa nueva legislación, que a veces, se da de bruces con los intereses económicos de la organización a la que representas. Pero muy satisfecha, porque tanto como profesional de esta área, como persona preocupada y comprometida con la protección ambiental, considero que esta reglamentación es indispensable para alcanzar ese desarrollo sostenible que, cada vez más, muchos reclamamos para nuestra sociedad.

Sin embargo, y a pesar de que la normativa ambiental va aumentando y perfeccionándose continuamente, la aplicación de ésta, creo que sigue siendo bastante deficiente. Si lo que buscamos es prevenir daños al medio ambiente y garantizar unos niveles aceptables de protección de éste, intuyo, viendo a mi alrededor, que más que la promulgación de nuevas normas más exigentes, habría que asegurar la aplicación efectiva de las que ya existen y están en vigor.

En este terreno juega un papel fundamental la función de inspección que tiene que desempeñar la Administración ambiental. En sus manos está verificar y exigir el correcto cumplimiento de los requisitos legales destinados a modificar las prácticas y pautas empresariales responsables del deterioro ambiental.

Doy fe de que esta labor de inspección se realiza, y a veces, incluso, intensamente. Pero ¿es realmente efectiva tal y como se está llevando a cabo? ¿está bien enfocada esa labor de inspección ambiental desempeñada por la Administración?.

Desde la experiencia he ido sacando mis ideas sobre este tema y tengo mis propias teorías sobre lo que está fallando.

¿Vigilamos a quién debemos?

Inspeccion ambiental

Sigue leyendo

SOBRE LA INJUSTA “MALA FAMA” DE LOS SISTEMAS DE GESTIÓN

ISO 9001, ISO 14001, OHSAS, EMAS, ISO 5001, ISO 22000, ISO/TS 16949, …  y otros muchos referenciales para la implantación de Sistemas de Gestión, están concebidos como herramientas para las empresas, que ayudan a mantener y mejorar los niveles de eficiencia en las distintas áreas a las que se refieren (Calidad, Medio Ambiente, PRL, Energía, Seguridad Alimentaria, …). Nos ofrecen, todas ellas, la posibilidad de trabajar mejor, ni más, ni menos.

La metodología, la sistemática, el orden, la trazabilidad, la medición, el seguimiento, … son elementos que constituyen la base de estas normas y que contribuyen claramente, y de forma decisiva, a incrementar la eficiencia y eficacia de nuestros procesos productivos.

Todas aportan útiles para reducir costes, innovar, fiabilizar nuestros productos, controlar los riesgos, mejorar el ambiente de trabajo y optimizar nuestros recursos. Todas producen ahorros y facilitan el trabajo, y sin embargo, a pesar de que nos ayudan a ser mejores, la mayor parte de las organizaciones siguen viéndolas aún, como un “marrón” que es necesario soportar para continuar en el mercado, una carga inherente al desarrollo de una actividad empresarial en la sociedad actual o, como todo lo contrario al objetivo principal de éstas, como puro papeleo que complica el trabajo en la empresa y compromete su productividad.

Llama la atención una divergencia tan pronunciada entre la concepción y la percepción. ¿Por qué un elemento creado para ayudar y mejorar acaba siendo visto como una barrera en nuestra actividad?. ¿Son los sistemas de gestión una mera cuestión de papeleo o somos nosotros mismos los que limitamos su utilidad?.

Me declaro fan incondicional de los Sistemas de Gestión, adepta de la mejora contínua, y siendo tan clara para mí la gran utilidad de estos elementos en las organizaciones, me pregunto a menudo el porqué de esta controversia, qué es lo que lleva a que se infravaloren estas, en mi opinión, preciadas y valiosas herramientas y por qué razón, siendo sus cualidades tan patentes para mí, no parece ser siempre así en el entorno empresarial.

¿Falla la herramienta, o hacemos un mal uso de ella?

mal_uso_herramienta

Sigue leyendo

DIME QUÉ TIRASTE Y TE DIRÉ QUIÉN ERES

Los residuos vuelven a la palestra. Tras su salida a escena, allá por los años 90, cuando empezamos a darnos cuenta de que nos quedábamos sin “alfombras” para esconderlos, ahora vuelven a primera línea bajo el término “Economía circular”.

Desde aquel entonces, cambiaron muchas cosas en este sector, nos hicimos conscientes de que los vertederos no eran una buena forma de liberarnos de los residuos, porque aunque los escondamos no desaparecen, nos familiarizamos con las recogidas selectivas, aprendimos la regla de las 3 R, nos hicimos conscientes de que eran un problema, vivimos unas cuantas muy malas experiencias (como el caso del vertedero de Bens en A Coruña), elaboramos mucha, mucha nueva legislación, decoramos nuestras calles con contenedores de colores, y hablamos largo y tendido de lo importante que era Prevenir su generación… sin embargo, año tras año, hemos seguido “increscendo” la producción en nuestra eficiente factoría de basura y parece, que lo único que ha conseguido echar un poco el freno a nuestra desenfrenada producción, como en todos los sectores, ha sido la crisis económica.

Y es que los residuos son consecuencia directa de nuestro modo de vida. Somos nosotros los que los generamos todos los días de nuestra existencia, desde el mismo momento en que aterrizamos aquí. Nos acompañan allá a donde vayamos, son un fiel reflejo de nosotros mismos, “diseñados” y generados  a nuestra imagen y semejanza.

¿Son los residuos, entonces, el reflejo de nuestra “esencia”?

mirarse_al_espejo

Sigue leyendo

Lo confieso…

Normalmente suelo intentar mantener una postura optimista con respecto a los problemas ambientales de nuestro tiempo y que cada vez resulta más ineludibles. Pienso que hemos avanzado mucho, o bastante, al menos, y valoro positivamente cada uno de los pasos que vamos dando en el sentido de buscar soluciones y arreglar lo que hemos hecho mal, aunque vayamos a paso de tortuga.

Trato de transmitir un mensaje positivo y esperanzado, pues creo que esa es la mejor manera de sensibilizar y concienciar, es la forma de llegar al mayor número de personas posible y conseguir su involucración y participación activa en esas soluciones a las problemáticas ambientales. Pienso además, que realmente las soluciones a todo ello están ahí, en nuestras manos, y no las concibo como algo complicado, es más, la mayoría de ellas pasan únicamente por una toma de conciencia y un pequeño cambio de hábitos que cualquier sociedad, individuo o empresa puede llevar a cabo sin apenas esfuerzo.

Pero, al igual que a la mayoría, también me llegan momentos de sombras, en los que, miras a tu alrededor, y te parece que llegar a una solución asemeja una tarea harto complicada, y en los que, casi te ves asumiendo que esto no tiene remedio alguno. Lo confieso, yo también me desmotivo.

¿Y, qué pasa cuando el responsable de motivar se desmotiva?

Lo confieso1

Sigue leyendo