Viviendo en el IMPERIO del PLÁSTICO. ¿Hay posibilidades de resistirse a su dominación?

Párate un momento, mira a tu alrededor,… ¿lo ves? Está por todas partes. Estés en tu casa, en la oficina, en la playa o en el monte, seguro que está ahí contigo, a tu lado, en lo que tocas, en lo que miras, y hasta probablemente lo lleves puesto. Allá donde el ser humano esté o haya estado, será su huella, la impronta imborrable de su presencia: EL PLÁSTICO.

El versátil material que ha hecho las “delicias” del consumismo, comienza a convertirse en un gran problema de nuestra existencia. Su extendido uso, que nos ha facilitado mucho la vida durante años, comienza a ser una preocupación cada vez mayor.

El plástico no sólo lo tenemos en envases, si no que prácticamente está presente en cualquier producto de nuestra vida diaria: cosméticos, textiles, materiales de construcción, muebles, utensilios, en el coche, los juguetes, material médico y un largo etcétera que llega hasta tal punto, que resulta complicado nombrar algún elemento o lugar donde el plástico no esté presente.

Cuando tienes cierta inquietud por la protección ambiental, y tratas de incorporar en tu vida prácticas que reduzcan la huella ecológica de tu paso por este planeta, esta invasión del plástico resulta verdaderamente incómoda porque, escapar de ella, se vuelve harto difícil.

Déjame que te hable del gran problema que los plásticos representan para el Medio Ambiente y para nuestra salud y de cómo la huida de este material es, hoy en día, casi misión imposible.

¿Es posible escapar a la colonización plástica y no morir en el intento?

Invasión del Plástico

Sigue leyendo

Anuncios

RUIDOOOOOOOO!!!!

Tras un tiempo de desconexión, más largo de lo que me había planteado (y es que… ¡los días pasan volando!) retomo actividad en este rincón de inquietud personal y profesional, hablando de uno de los problemas ambientales que a pesar de su “sonoridad”, parece que pocos escuchamos, y que, en mi caso, he tenido muy presente en estas últimas vacaciones caseras que acabo de pasar (contaré después la causa de ello…)

Residuos, emisiones atmosféricas, consumo de recursos naturales, vertidos,…están más presentes cuando hablamos de gestión ambiental, de problemas de contaminación y de factores que están deteriorando el planeta. Sin embargo, poca atención le dedicamos al Ruido. Como razones de ello, se me ocurren un par: que ignoramos todos los grandes perjuicios que el ruido provoca, tanto en el medio ambiente, como en la salud y, que no tenemos muy claro lo que es, en sí, Ruido.

Más o menos, todos identificamos el ruido como un sonido molesto. Pero pocos somos conscientes que, hasta la más sublime música puede ser concebida como ruido por alguien que, en cierto momento, no desea oírla. La diferencia entre sonido y ruido es, a menudo, subjetiva y sutil. El otorgar a una emisión sonora la categoría de ruido, depende, en muchas ocasiones, de las personas que lo escuchan. La sensibilidad personal frente a ese estímulo, puede tener más peso, en la percepción de las molestias ocasionadas por el ruido, que los niveles alcanzados por el mismo. En cualquier caso, tan dañino es para nuestros oídos y para el Medio Ambiente, 120 dB de un martillo neumático, que los 120 dB del Himno de la alegría de Ludwig van Beethoven.

El Ruido constituye un serio problema de salud pública, ambiental y laboral, y afecta a nuestra vida más allá de lo que imaginamos. De hecho, en los últimos años, se está convirtiendo en la agresión ambiental más inquietante de nuestras ciudades.

¿Estamos haciendo “oídos sordos” a la contaminación acústica?

Contaminacion acustica

Sigue leyendo

¡No des la espalda a tu Evaluación de Aspectos Ambientales!

A ver si te suena esto…

Una empresa que ha dado el paso de incorporar la gestión ambiental en su actividad. Se propuso implantar un SGA y lo consiguió. Ha definido su política, ha elaborado procedimientos, ha comunicado debidamente el sistema, sus aspectos ambientales están identificados, el personal formado, … y ahora toca empezar a funcionar con él.

Primer paso: conocer el peso que tienen tus aspectos ambientales para saber en dónde debe priorizar sus actuaciones. Para ello va a evaluarlos con una estupenda sistemática que ha desarrollado… Procede y… ,oh, no!… ¡le salen un montón de aspectos significativos!… ¡Esto no puede ser!… ¡Hay que cambiar estos resultados!… La empresa tiene que parecer excelente. Que salgan más de 3 o 4 aspectos significativos, no es posible…

… ¿Y entonces? ¿qué hacemos?… Ya está!… ¡Hay cambiar los criterios de evaluación! Hay que definir nuevos criterios, variar los rangos de puntuación,… lo que sea, con tal de que parezca que somos lo mejor, de lo mejor, en gestión ambiental.

¿Te suena? ¿Lo has vivido directa o indirectamente?… ¿Has optado alguna vez por dar rápidamente marcha atrás y modificar todo un procedimiento con tal de que apenas salgan un par de aspectos ambientales relevantes? ¿Has tirado abajo tu sistemática por “salir guapo” en la foto de auditoría?

Situaciones como estas, doy fe de que, “habelas, hainas” (como dicen en mi tierra), y déjame que te diga que ¡es un error garrafal!

Preocuparnos más por el hecho de que nuestros registros ofrezcan una “buena imagen” de nuestra gestión, que por sacar partido de toda la información que nos reportan esos mismos registros, es privar a la empresa de los beneficios más importantes de la gestión ambiental.

¿Dejas en manos del azar tu selección de aspectos significativos?

evaluación de aspectos ambientales

Sigue leyendo

6 errores fatales que debes evitar para que tu Gestión Ambiental alcance el éxito

Ya lo he dicho muchísimas veces (y no, no me cansaré de repetirlo!…), la gestión ambiental aporta importantes beneficios a las organizaciones, incluyendo, por supuesto, los económicos. El vehículo que normalmente utilizamos para implementar este tipo de gestión son los Sistemas de Gestión Ambiental, una potente herramienta que nos lleva a alcanzar todas esas bondades que la gestión de este aspecto de nuestra empresa puede llegar a reportarnos.

Pero el éxito de la gestión ambiental, la consecución de esas ventajas, depende de muchos aspectos, y hay errores, tristemente frecuentes, que acaban tirando por la borda todo su potencial. Además de procedimentar adecuadamente determinados aspectos de tu organización y cubrir los distintos requisitos que te exija el estándar que hayas tomado de referencia (si es que te has decidido por una gestión ambiental guiada y certificable), hay otros puntos que debes tomar en cuenta para que esa gestión se convierta en la potente herramienta de mejora que puede llegar a ser.

Si te has propuesto optimizar la gestión de tu empresa incorporando la gestión ambiental en su estrategia, y quieres extraerle el máximo beneficio, deberás evitar a toda costa caer en estos errores para poder alcanzar tus objetivos y poder percibir, en poco tiempo, los retornos de tu inversión.

Si has implantado un sistema de gestión ambiental, y lo único que has obtenido de él es un bonito certificado que cuelga en el hall de tu empresa, seguro estás cometiendo alguno de estos errores que impiden su correcto funcionamiento.

Aquí tienes los seis errores más comunes y que deberías evitar para que tu gestión ambiental funcione y aporte valor a la empresa, mucho más allá de una mera Certificación ¿Quieres conocerlos?

¿Por qué mi gestión ambiental no me aporta beneficios?

errores-en-gestion-ambiental

Sigue leyendo

Estudio de la realidad: ¿TENEMOS INTEGRADO EL MEDIO AMBIENTE EN NUESTRA VIDA?

Un aula de formación (en el Centro Integrado de Formación Profesional de Coia, en Vigo), diez alumnos con un variado perfil formativo (Biología, Ingeniería, Químicas, Salud Ambiental, Administración y Finanzas,…), un hilo conductor de 500 horas (la Gestión Ambiental), y en una de las muchas clases, la visualización de un documental (10.000 Millones, de Stephen J. Emmott) … y se “arma” el debate!. Así nació el pequeño estudio que hoy quiero compartir.

La verdad es que, en el transcurso de esas 500 horas de formación, fue bastante continuada la polémica (muy constructiva,… eso sí!), sobre el papel que juega el Medio Ambiente en nuestra sociedad actual, o mejor dicho, sobre la posición en la que, el Hombre de hoy día, ha colocado a la fuente de todos nuestros recursos, a nuestro origen y base de nuestro desarrollo.

¿Es que el ser humano se ha desvinculado del Medio Ambiente y se siente como una especie totalmente ajena e independiente de él?

¿El tono catastrofista de documentales como 10.000 Millones, ayuda a sensibilizar sobre la necesidad de prevenir daños ambientales, y modificar nuestros hábitos, o más bien, da lugar a una actitud derrotista basada en “por qué voy a hacerlo mejor, si no hay solución”?.

¿Asumimos los ciudadanos nuestras responsabilidades, en las problemáticas ambientales que estamos viviendo? ¿No estamos delegando demasiado éstas, en industrias y gobiernos? ¿En qué medida nos consideramos parte fundamental de las soluciones a adoptar?

Queríamos dejar de teorizar y disponer de información que nos permitiese determinar en qué medida, las hipótesis que barajábamos, se ajustaban a nuestra realidad más cercana. Así que, siguiendo aquello de “si no sabes, pregunta”, eso fue lo que hicimos: preguntar.

Un cuestionario de 12 preguntas seleccionadas, enfocadas a determinar el grado de integración y de sensibilización del Medio Ambiente y su problemática, en las personas de nuestro entorno más cercano, fue el disparo de salida de un proyecto de encuesta, que culminó con el informe de valoración de resultados que aquí te presento.

Déjame que te cuente nuestras conclusiones…

¿Está el Medio Ambiente presente en nuestro día a día?

encuesta_ma

Sigue leyendo

LO QUE ME MOLESTA DE LA ECONOMÍA CIRCULAR

En la televisión, en la prensa, en la redes sociales, cualquiera de los medios de información que suelo consultar, últimamente parecen invadidos de un nuevo concepto al que llaman ECONOMÍA CIRCULAR.

Se muestra como nuevo “invento” al que proclaman como la solución a muchos de los problemas ambientales del planeta. La gran solución que restaurará el equilibrio perdido entre hombre y naturaleza.

La economía circular, se ha convertido en la palabra de moda, definida como el “último grito” en estrategias económicas y de gestión, en contraposición al modelo de economía lineal, predominante hasta ahora.

Su objetivo es “que el valor de los productos, los materiales y los recursos se mantenga en la economía durante el mayor tiempo posible, y que se reduzca al mínimo la generación de residuos”, según la propia Fundación para la Economía Circular. Se basa, principalmente, en el principio de ‘cerrar el ciclo de vida’ de los productos, es decir, convertir los hasta ahora considerados residuos, en nuevas materias primas.

Así, con este nuevo modelo de economía, los productos deben ser ya diseñados para poder ser reutilizados y reciclados al final de su vida útil. La aplicación del, más que conocido, Ecodiseño, juega un papel fundamental dentro de la economía circular, pues los productos ya deben estar concebidos desde su origen como elementos en los que, desde la primera pieza hasta la última, pueden reutilizarse o reciclarse una vez terminada su vida útil.

Pues parece cierto que, esto de la economía circular, es una buena herramienta de cara a reducir el fuerte impacto que nuestro modelo de desarrollo actual está causando en el planeta. Dar el paso hacia un nuevo modelo económico que utilice y optimice los materiales y residuos, dándoles una segunda vida, sin duda, es un buen paso. Pero, siendo sincera, hay algún aspecto de este nuevo concepto que no me acaba de convencer.

Economía circular: ¿Economía y Medio Ambiente caminando juntos?

economia-circular

Sigue leyendo

¿ES EL MEDIO AMBIENTE LA “MARIA” DE LAS EMPRESAS?

Que hoy en día la protección ambiental debería estar integrada en la filosofía de las empresas para que éstas puedan hacerse hueco y mantenerse en el mercado, parece que cada vez lo vamos teniendo más claro. Que la normativa ambiental es cada vez más sólida y exigente con las empresas que deben asumir el cumplimiento de un creciente número de requisitos legales a nivel ambiental para ejercer su actividad, no cabe duda. Que en nuestra sociedad  existe cada vez más una preocupación mayor por ejercer un consumo responsable, incorporando criterios ambientales a la hora de realizar la adquisición de nuestros bienes y dando la espalda a aquellas entidades, o productos de las mismas, que siguen creyendo que sus cuestiones económicas están por encima de cualquier aspecto relacionado con el Medio Ambiente, se empieza a notar… Pero ¿qué pasa cuando una empresa decide adaptarse a estas nuevas características del mercado e incorporar la variable ambiental en su gestión?

Sea por presiones externas, por concienciación, por obligaciones impuestas, por necesidades operativas, sea por la razón que sea, las empresas se ven cada vez más obligadas a incorporar la gestión ambiental en su organización. Pero, a la hora de designar a la persona que pilotará esta nueva área de gestión… ¿se molesta en encomendar semejante tarea a un profesional cualificado, como haría si se tratara de cualquier otra rama de la gestión interna o se limita a “endosar” tan relevante tarea al primero que pase por allí?

¿Otorgamos a la función ambiental el peso que le corresponde?

Escala MA_PRL_Q

Sigue leyendo