LO QUE ME MOLESTA DE LA ECONOMÍA CIRCULAR

En la televisión, en la prensa, en la redes sociales, cualquiera de los medios de información que suelo consultar, últimamente parecen invadidos de un nuevo concepto al que llaman ECONOMÍA CIRCULAR.

Se muestra como nuevo “invento” al que proclaman como la solución a muchos de los problemas ambientales del planeta. La gran solución que restaurará el equilibrio perdido entre hombre y naturaleza.

La economía circular, se ha convertido en la palabra de moda, definida como el “último grito” en estrategias económicas y de gestión, en contraposición al modelo de economía lineal, predominante hasta ahora.

Su objetivo es “que el valor de los productos, los materiales y los recursos se mantenga en la economía durante el mayor tiempo posible, y que se reduzca al mínimo la generación de residuos”, según la propia Fundación para la Economía Circular. Se basa, principalmente, en el principio de ‘cerrar el ciclo de vida’ de los productos, es decir, convertir los hasta ahora considerados residuos, en nuevas materias primas.

Así, con este nuevo modelo de economía, los productos deben ser ya diseñados para poder ser reutilizados y reciclados al final de su vida útil. La aplicación del, más que conocido, Ecodiseño, juega un papel fundamental dentro de la economía circular, pues los productos ya deben estar concebidos desde su origen como elementos en los que, desde la primera pieza hasta la última, pueden reutilizarse o reciclarse una vez terminada su vida útil.

Pues parece cierto que, esto de la economía circular, es una buena herramienta de cara a reducir el fuerte impacto que nuestro modelo de desarrollo actual está causando en el planeta. Dar el paso hacia un nuevo modelo económico que utilice y optimice los materiales y residuos, dándoles una segunda vida, sin duda, es un buen paso. Pero, siendo sincera, hay algún aspecto de este nuevo concepto que no me acaba de convencer.

Economía circular: ¿Economía y Medio Ambiente caminando juntos?

economia-circular

Sigue leyendo

Anuncios

¿ES EL MEDIO AMBIENTE LA “MARIA” DE LAS EMPRESAS?

Que hoy en día la protección ambiental debería estar integrada en la filosofía de las empresas para que éstas puedan hacerse hueco y mantenerse en el mercado, parece que cada vez lo vamos teniendo más claro. Que la normativa ambiental es cada vez más sólida y exigente con las empresas que deben asumir el cumplimiento de un creciente número de requisitos legales a nivel ambiental para ejercer su actividad, no cabe duda. Que en nuestra sociedad  existe cada vez más una preocupación mayor por ejercer un consumo responsable, incorporando criterios ambientales a la hora de realizar la adquisición de nuestros bienes y dando la espalda a aquellas entidades, o productos de las mismas, que siguen creyendo que sus cuestiones económicas están por encima de cualquier aspecto relacionado con el Medio Ambiente, se empieza a notar… Pero ¿qué pasa cuando una empresa decide adaptarse a estas nuevas características del mercado e incorporar la variable ambiental en su gestión?

Sea por presiones externas, por concienciación, por obligaciones impuestas, por necesidades operativas, sea por la razón que sea, las empresas se ven cada vez más obligadas a incorporar la gestión ambiental en su organización. Pero, a la hora de designar a la persona que pilotará esta nueva área de gestión… ¿se molesta en encomendar semejante tarea a un profesional cualificado, como haría si se tratara de cualquier otra rama de la gestión interna o se limita a “endosar” tan relevante tarea al primero que pase por allí?

¿Otorgamos a la función ambiental el peso que le corresponde?

Escala MA_PRL_Q

Sigue leyendo

El Bueno, el Feo y el Malo de 2015

Ya está ahí, en apenas un par de días llegamos al final de otro año más. Otro año que, como todos, ha pasado volando. Cerramos la puerta del 2015 y nos preparamos para abrírsela ya al 2016. Es momento de balances, de cuadrar cuentas, de análisis y valoraciones, sobre lo que ha sido este año que dejamos. Es momento de reflexionar acerca de lo que ha supuesto un año más en nuestra vida, en cualquiera de los ámbitos que nos interesan o que nos movemos, tanto profesionales como personales. Y con este artículo, me pongo a ello.

Es mi pequeño balance de cómo he visto la gestión que hemos hecho del Medio Ambiente durante el 2015, un balance que tiene forma de ranking. Pero un ranking muy particular. No hay primer, segundo y tercer puesto, no hay posiciones numéricas, nada de “top ten” o similares. Quizás es simplemente una catalogación de lo que, a mi entender, son los hechos ambientales más representativos del año que dejamos. Es aquello por lo que recordaré el paso del 2015 en mi campo profesional. Las futuras efemérides ambientales de este año. Son el bueno, el feo y el malo de 2015.

¿Qué acontecimientos ambientales nos evocará el 2015?

Bueno_Feo_Malo

Sigue leyendo

El “QUIÉN CONTAMINA, PAGA” y la implicación ciudadana

Qué rápido nos llevamos las manos a la cabeza cuando ocurre un suceso de las características Volkswagen, Prestige, o Aznalcóllar. Qué activos somos cuando se trata de protestar por las acciones que no emprenden los demás para solucionar la problemática ambiental que afecta a este planeta. Qué fácil resulta ver la paja en el ojo ajeno y que invisible nos resulta la viga en el nuestro.

Se escandaliza el hombre que escucha en la radio la noticia que destapa el caso Volkswagen, mientras conduce en su flamante deportivo adquirido recientemente con criterios únicamente de estética y potencia, y tira alegremente la lata de bebida que acaba de beber por la ventanilla del vehículo.

Ya sé, …si, … no es comparable un desastre con otro, pero, haciendo mi propio examen de conciencia, pienso en que no deberíamos restar importancia a esos pequeños “desastres ambientales” de nuestro comportamiento diario, cuya suma, sí constituye un problema ambiental de envergadura.

Menospreciamos nuestro poder de cambio en la gestión ambiental que hacemos del planeta y nuestra capacidad de poner fin a la mayoría de problemas ambientales que nos acechan. “Eso es cosa de otros, de los que tienen el poder para cambiar las cosas…”, escuchamos con frecuencia. Cosa de gobiernos, instituciones, grandes empresas, políticos, … ¿seguro?.

¿Dónde está el poder para cambiar las cosas?

El Poder de los Ciudadanos

Sigue leyendo